El Defensor del Menor

El Defensor del Menor de Andalucía es una institución creada por el Parlamento de Andalucía y tiene como misión la defensa y promoción de los derechos y libertades de las personas menores de edad. Sus actuaciones son totalmente gratuitas y no requieren de ningún formalismo especial.

Defensor del Menor

Contáctanos

Ayuda

Pedimos que se valore ampliar las plazas de comedor escolar para atender las peticiones que se han quedado fuera

Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 14/5702 dirigida a Consejería de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica

ANTECEDENTES

La persona interesada expone la situación de su hijo, escolarizado en un colegio de la provincia de Cádiz, y afectado por un grado de discapacidad del 66 por 100, con un grado III de gran dependencia, expresando que desde su escolarización en el aula específica en el año 2009, el menor ha venido haciendo uso del servicio complementario de comedor escolar, actividad que desarrollaba en compañía de la monitora de educación especial. Sin embargo, al momento de formular la solicitud para continuar con el mencionado servicio en el curso escolar 2014-2015, el alumno se ha quedado sin plaza al haber aumentado el número de peticiones y no ser suficiente la oferta.

Al respecto, se cuestiona la inexistencia en la normativa sobre el servicio de comedor escolar de un cupo de reserva específico para el alumnado con necesidades educativas especiales, teniendo en cuenta que, en muchas ocasiones, dicho servicio tiene para estos niños y niñas una función que va más allá de proporcionar alimentos o mejorar los hábitos alimenticios.

Tras la admisión a trámite de la queja, la Administración pone de manifiesto que el centro donde se encuentra escolarizado el menor recibió 169 solicitudes de plazas para el servicio de comedor escolar, si bien solo tenía autorizadas 110 plazas, por lo que fue necesario baremar conforme a las previsiones contenidas en la Orden de 3 de agosto de 2010, resultando que el menor aparece en el puesto nº 25 de la lista de no admitidos.

Por otro lado, se destaca que la actual normativa reguladora del servicio de comedor escolar no contempla ningún criterio de admisión referente al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. Tampoco establece que, por cambio de las circunstancias alegadas por la familia en el momento de la solicitud, sea necesaria una nueva baremación y, por tanto, una nueva resolución de admitidos y no admitidos, circunstancia que conllevaría a producir cambios prácticamente todos los días del curso, cosa que no parece lógica.

Añade la Administración que el Servicio de Planificación tiene que velar por el cumplimiento de la norma, independientemente de los escritos recibidos por diferentes órganos o entidades que impiden que se puedan realizar excepciones. La regulación de los supuestos de “vacíos legales” no es competencia de la Delegación Territorial, por lo que la solicitud deberá ser remitida a los órganos con competencia en la materia.

CONSIDERACIONES

1.- Sobre la importancia del servicio complementario de comedor escolar para el alumnado con necesidades educativas especiales.

El comedor escolar es un servicio complementario de carácter educativo, cuya existencia y reconocimiento vienen recogidos en la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo, que lo define como un servicio que presta la Administración educativa y que contribuye a una mejora de la calidad de la enseñanza. Dicho servicio, además de utilizarse por la Administración educativa como factor importante para la escolarización, también desempeña una destacada función social y educativa. Así, los comedores escolares, junto con la función básica de alimentación y nutrición, están integrados en la vida y organización de los centros educativos de tal manera que su programación, desarrollo y evaluación, forman parte de la programación general anual del centro educativo.

Por tanto, el comedor escolar se convierte en un servicio que trasciende en el ámbito educativo del mero recurso para solventar problemas de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres de algunos alumnos, -para los que también cumple una importante labor-, y pasa a ser un instrumento básico de atención a niños y niñas.

Pues bien, las bondades del servicio en cuestión se ven incrementada notablemente para muchos alumnados con necesidades específicas de apoyo educativo. Ciertamente por las características de algunos de estos niños y niñas así como por las necesidades de sus familias, el comedor se convierten en un elemento de especial relevancia para la continuidad del proceso de estimulación y formación del alumnado, y también como alternativa para la ocupación del tiempo libre de este colectivo, que tan difícil acceso tiene a determinadas actividades de ocio. Y es que para algunos menores con necesidades educativas especiales en el comedor no solo se les proporciona alimentos o se intenta mejorar sus hábitos alimenticios, en muchos casos, a estos niños y niñas se les enseña a digerir alimentos, se les alecciona en el uso de cubiertos, así como muchas otras actividades que suponen una prolongación de las enseñanzas que se imparten en las aulas.

Comprobamos que el propio psicólogo del equipo de orientación educativa emitió informe sobre la importancia y los beneficios del comedor escolar en un niño autista, del mismo modo que alertó de los perjuicios y retrocesos que se producirían en las habilidades adquiridas con el menor si se interrumpía el servicio, tal como lamentablemente ha ocurrido en el presente curso escolar por falta de plazas disponibles al haberse incrementado sustancialmente la demanda.

2.- Sobre la normativa reguladora del servicio complementario de comedor escolar.

En el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía, el Plan de Apoyo a las Familias, aprobado por Decreto 137/2002, de 30 de abril, estableció una serie de medidas dirigidas a facilitar la vida familiar y la integración de mujeres y hombres en la vida laboral en condiciones de igualdad. En materia educativa, el Plan persigue que los centros docentes proporcionen una oferta de jornada escolar completa más amplia que la jornada lectiva, de manera que los alumnos y alumnas puedan realizar en sus centros las actividades que necesiten para completar su formación y para utilizar su tiempo libre. Todo ello se traduce en la ampliación del horario de apertura de los centros docentes y en una ampliación de la oferta de actividades extraescolares y de servicios educativos complementarios, tales como el comedor escolar o el aula matinal.

Por su parte, la Ley de Educación de Andalucía reconoce la gratuidad del comedor escolar para todo el alumnado que curse la enseñanza básica obligatoria, siempre y cuando esté obligado a desplazarse de su localidad de residencia por inexistencia en la misma del nivel educativo correspondiente, tenga jornada de mañana y tarde y no disponga de servicio de transporte escolar al mediodía. Además, no contribuirán al coste del servicio las familias que se encuentren en situación de dificultad extrema o riesgo de exclusión social, quedando incluido en todo caso en este último supuesto los hijos e hijas de mujeres atendidas en los centros de acogida de mujeres maltratadas.

Las sucesivas modificaciones introducidas en las medidas de apoyo a las familias andaluzas han incidido en el servicio de comedor escolar, generando un incremento notable en el número de centros docentes públicos que lo ofertan, y que ha hecho necesario regular determinados aspectos sobre la organización y el funcionamiento, en los términos y condiciones recogidos en la Orden de 3 de agosto de 2010, por la que se regulan los servicios complementarios de la enseñanza de aula matinal, comedor escolar y actividades extraescolares en los centros docentes públicos, así como la ampliación de horario.

La última modificación normativa de este servicio se ha realizado por la Orden de 5 de noviembre de 2014 y afecta, entre otras materias, a los criterios de prioridad para la obtención de plaza en caso de no poder conceder plaza a todo el alumnado solicitante, toda vez que los grupos formados por aspirantes empatados tras los procesos de baremación de las peticiones venían siendo muy numerosos.

Así las cosas, dicha Orden de 2014 establece que cuando existan más solicitudes del servicio de comedor escolar que plazas autorizadas, la admisión de los usuarios en el mismo se realizará de acuerdo con el siguiente orden de preferencia en la adjudicación de las plazas:

a) Alumnado que esté obligado a desplazarse fuera de su localidad de residencia por inexistencia en la misma de la oferta de la etapa educativa obligatoria correspondiente, que tenga jornada con sesiones de mañana y tarde.

b) Alumnado que, por motivos familiares, se encuentre en situación de dificultad social extrema o riesgo de exclusión, incluyendo en este supuesto los hijos y las hijas de mujeres atendidas en centros de acogida para mujeres víctimas de la violencia de género.

c) Alumnado cuyos representantes legales, o en el caso de familia monoparental el representante legal, realicen una actividad laboral remunerada y no puedan atender a sus hijos o hijas en el horario del comedor escolar.

d) Alumnado en el que uno de sus representantes legales realice una actividad laboral remunerada y no pueda atender a sus hijos o hijas en el horario del comedor escolar.

e) Otro alumnado solicitante no incluido en los anteriores apartados a), b), c) y d).

La norma en cuestión, por tanto, ha venido a establecer un orden de prioridad en la adjudicación de plazas, añadiendo un supuesto hasta el momento no contemplado, esto es, el alumnado en situación de dificultad o exclusión social, y ello a fin de hacerlo compatible con las acciones contenidas en el Programa de Refuerzo de la Alimentación Infantil.

En efecto, el Decreto Ley 8/2014, de 10 de junio, de medidas extraordinarias y urgentes para la inclusión social a través del empleo y el fomento de la solidaridad en Andalucía, con el objeto de atender las necesidades de alimentación básicas de las personas menores escolarizadas en colegios públicos de Educación Infantil y Primaria de la Comunidad Autónoma de Andalucía que se encuentren en una situación de exclusión social o en riesgo de padecerla, crea el Programa de Refuerzo de la Alimentación Infantil en los colegios públicos de Educación Infantil y Primaria de Andalucía. De este modo, a los menores que cumplen con este perfil y estén escolarizados en un centro docente con servicio de comedor, se les proporcionarán las tres comidas, desayuno, almuerzo y merienda, con objeto de garantizar una adecuada alimentación.

Pues bien, la inclusión del alumnado en situación de riesgo o dificultad social como colectivo preferente en el acceso al servicio de comedor escolar no solo no debe ser discutida sino que ha de ser objeto de la más alta de las valoraciones. Se trata de una medida, atendiendo al actual panorama económico y a la situación de muchas familias andaluzas, ciertamente necesaria, tal y como hemos venido señalando en los distintos informes de esta Institución presentados ante el Parlamento de Andalucía.

En nuestros últimos Informes, tanto con Defensor del Pueblo Andaluz como Defensor del Menor, hemos dedicado una parte sustancial de los mismos a describir algunos de los problemas suscitados en materia educativa como consecuencia de la adversa situación económica que atravesamos, proponiendo a su vez, actuaciones concretas. A tal fin destacamos cómo determinados servicios educativos se perfilan a modo de herramientas indispensables para aplicar determinadas políticas sociales, y proponíamos, entre otras medidas, la ampliación del servicio de comedor escolar en los periodos no lectivos habida cuenta de que es el único modo de asegurar que a los menores en situación de riesgo o dificultad social se les proporcionaba, al menos una vez al día, una comida.

Insistimos, por tanto, en las bondades de la medida en cuestión y los beneficios que la misma está suponiendo para un importante número de niños y niñas en nuestra Comunidad Autónoma. Precisamente las ventajas del Programa de Refuerzo de Garantía Alimentaria en los colegios públicos andaluces ha conllevado un sustancial incremento del número de solicitudes para el acceso al servicio de comedor escolar, obligando a la Administración educativa a establecer un orden de prioridad en el acceso conforme a las normas recogidas en la comentada Orden de 5 de noviembre de 2014.

Ahora bien, la norma en cuestión no otorga ningún orden de preferencia al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. Ciertamente, señala como colectivos preferente al alumnado obligado a desplazarse de localidad; al alumnado en riesgo o exclusión social; o al alumnado cuyos progenitores trabajen, pero omite cualquier referencia al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. La única alusión a este colectivo, en cuanto al servicio de comedor escolar, está contemplada en la Orden de 3 de agosto de 2010 (artículo 8) a cuyo tenor el alumnado que presente necesidades educativas especiales hará uso del comedor siempre durante la primera hora.

La ausencia de preferencia o reserva específica de plazas para los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo no sigue la misma línea o filosofía recogida en la normativa reguladora de los procesos de escolarización. Efectivamente el Decreto 40/2011, de 22 de febrero, por el que se regulan los criterios y el procedimiento de admisión del alumnado en los centros docentes públicos y privados concertados para cursar las enseñanzas de segundo ciclo de educación infantil, educación primaria, educación especial, educación secundaria obligatoria y Bachillerato, contempla expresamente la necesidad de garantizar las condiciones más favorables para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, teniendo en cuenta los recursos disponibles en el centro. Para tal fin, la mencionada norma, es su artículo 36, apartado 2, obliga a la Administración educativa a reservar hasta el final del periodo de matrícula un máximo de tres plazas por unidad en los centros públicos y privados concertados para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, atendiendo a la mayor puntuación obtenida por aplicación de los criterios de admisión y, en su caso, a los criterios de desempate.

No parece congruente, por tanto, la existencia de una reserva específica de plazas para la escolarización del alumno con necesidades especiales y que esa especial protección no se haga extensiva al resto de los servicios educativos como es el caso del comedor escolar, máxime si tenemos presente, tal como hemos señalado anteriormente, que dicho servicio supone una continuidad del proceso de formativo y un instrumento de especial relevancia para la continuidad del proceso de estimulación y formación del alumnado.

Es más, la ausencia que analizamos de referencia expresa al colectivo de menores con necesidades educativas especiales en el acceso al servicio de comedor escolar evidencia un trato desigual entre el alumnado escolarizado en centro específico -donde el servicio de comedor escolar se presta a todo el alumnado- y el escolarizado en centro ordinario en el que han de competir con el resto de los alumnos y sin ningún orden de preferencia. Llama la atención que en un recurso más integrador y al que han de acudir preferentemente conforme a los principios y proclamas contenidas en las leyes educativas –centro ordinario- no se les garantice a estos alumnos un servicio tan esencial para ellos como es el comedor escolar.

Hasta la fecha, las reclamaciones que recibíamos en esta Institución relacionadas con este asunto han ido dirigidas principalmente a la escasa dotación de personal en los comedores para alumnos con necesidades especiales. Aumentar los recursos personales en el comedor ha venido siendo la demanda más común ya que muchos de estos niños y niñas, por sus patologías y plurideficiencias, precisan de una atención muy individualizada incompatible con los medios disponibles en los colegios. Sin embargo, la preferencia de los alumnos en situación de exclusión o riesgo social en el acceso ha venido a cambiar el panorama de muchos colegios en los que la oferta todavía no es capaz de cubrir la demanda, y ha supuesto que algunos alumnos que se beneficiaban del servicio en cursos anteriores, en el presente 2014-2015 no han podido continuar haciendo uso del mismo, tal como acontece en el caso de los reclamantes.

Así las cosas, para poner término a estas disfunciones, de lo que se trataría es de que los alumnados con necesidades específicas de apoyo educativo, en concordancia con las medidas adoptadas por la Administración educativa inspiradas en los principios de normalización, inclusión, integración y atención individualizada que han presidido la atención a las necesidades educativas especiales en las últimas décadas, y teniendo en cuenta la función que cumple el servicio para este colectivo, estuvieran también incluidos en la normativa reguladora del servicio de comedor escolar como un colectivo prioritario en los supuestos en los que la oferta sea inferior a la demanda o, en su caso, esa misma normativa reserve determinadas plazas para ellos a semejanza de lo que acontece en los procesos de escolarización.

3.- Incidencia de las variaciones de las circunstancias familiares y personales en las listas de admitidos al servicio de comedor escolar .

La segunda cuestión suscitada por los interesados va referida a la imposibilidad de alegar modificaciones en las circunstancias familiares y personales de los solicitantes de plaza en el servicio de comedor escolar, tras la presentación formal de la petición en el mes de junio.

Al respecto hemos de recordar que nos encontramos ante un procedimiento de concurrencia competitiva en el que, de aceptar la tesis de que en cualquier momento se pudieran alegar modificaciones, llevaría a tener que estar permanentemente valorando las nuevas alegaciones y elaborando nuevas listas de admitidos y no admitidos. Lo cual podría conllevar que un alumno que al inicio del curso escolar hubiese obtenido plaza, durante el transcurso del mismo, y como consecuencia de las nuevas baremaciones, se quedara sin plaza, con los consiguientes perjuicios para el propio alumno y para la dinámica de la vida familiar.

Por tanto, hemos de coincidir con la Administración educativa sobre las serias dificultades y los perjuicios que pudieran acarrear para el alumnado y sus familias el hecho de tener que valorar permanentemente la lista de admitidos y excluidos del servicio de comedor escolar, en los supuestos en los que no exista plaza vacantes.

La solución a estas situaciones que tanto perjuicio están ocasionando en determinadas familias ha de venir por la vía de incrementar el número de plazas del servicio para hacerlo compatible con la demanda. De lo que se trataría, por tanto, es que para el próximo curso escolar se incrementara el número de plazas en el colegio donde se encuentra escolarizado en cuestión pues han sido 59 familias las que no han podido acceder al servicio en cuestión, lo que representa que aproximadamente el 50 por 100 de las solicitudes no han podido ser atendidas.

A la vista de todo ello y de conformidad con lo establecido en el artículo 29, apartado 1, de la Ley 9/1983, de 1 de Diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, se formula la siguientes resoluciones

RESOLUCIÓN

SUGERENCIA: Que se promueva la modificación de la Orden 3 de agosto de 2010, por la que se regulan los servicios complementarios de la enseñanza de aula matinal, comedor escolar y actividades extraescolares en los centros docentes públicos, así como la ampliación de horario, a fin de que se incluya a los alumnos con necesidades educativas especiales como colectivo con prioridad en su acceso cuando existan más solicitudes que plazas autorizadas en el servicio de comedor escolar o, en su caso, se proceda a reservar un número de plazas específicamente para este colectivo a semejanza la reserva contemplada para los procesos de escolarización.

RECOMENDACIÓN:Que se estudie la viabilidad de ampliar el número de plazas del servicio de comedor escolar en el colegio de Educación Infantil y Primaria en cuestión teniendo en cuenta el histórico de las peticiones que no han podido ser atendidas.

Ver Asunto solucionado o en vias de solución

Jesús Maeztu Gregorio de Tejada Defensor del Pueblo Andaluz

0 Comentarios
Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

  • Defensor del Pueblo Andaluz
  • Otras defensorías