El Defensor del Menor

El Defensor del Menor de Andalucía es una institución creada por el Parlamento de Andalucía y tiene como misión la defensa y promoción de los derechos y libertades de las personas menores de edad. Sus actuaciones son totalmente gratuitas y no requieren de ningún formalismo especial.

Defensor del Menor

Contáctanos

Ayuda

Las personas adoptadas tienen derecho a conocer sus orígenes biológicos. Sugerimos que se regule

Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 14/1425 dirigida a Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, Dirección General de Infancia y Familias

ANTECEDENTES

La interesada nos decía que en 1995, cuando contaba 16 años de edad, todavía se encontraba bajo la tutela de la Junta de Andalucía. Por esas fechas se quedó embarazada y dio a luz a una niña, la cual fue dada en adopción. Al haber alcanzado su hija biológica la mayoría de edad se dirigió a la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Jaén, solicitando su intermediación para que se pusiesen en contacto con la que fue su hija biológica, a fin de que ésta pudiera decidir si deseaba mantener algún contacto con ella. Pero la Delegación Territorial le negaron esta posibilidad.

La Administración nos informó que el derecho a conocer los orígenes familiares sólo lo ostenta la persona adoptada, y que en consecuencia el servicio de mediación en la búsqueda de orígenes sólo actúa a instancias de la persona adoptada o de su familia adoptiva, pero nunca a instancias de la familia biológica puesto que no es titular de dicho derecho.

Siendo ésta la interpretación que realizaba dicha Delegación Territorial del precepto recogido en el Decreto sobre acogimiento familiar y Adopción; y del Código Civil (en la redacción dada por la Ley de Adopción Internacional) quedaría absolutamente vetada la posibilidad de acceder a la mediación solicitada por la madre biológica.

No obstante, desde esta Institución nos preguntamos si no sería viable y ajustada a derecho una interpretación de dicha normativa que a instancias de la familia biológica posibilitara a la Administración contactar con la persona adoptada o su familia adoptiva para realizar el ofrecimiento de mediación sin revelar en ningun caso la identidad de esta familia ni mucho menos sus datos de contacto. Sólo en el supuesto de que se aceptase el ofrecimiento de mediación se iniciarían las actuaciones para propiciar dicho contacto, sin que previamente se hubieran revelado los datos personales sobre los que existe el deber de reserva.

Así las cosas, con la finalidad de continuar la tramitación ordinaria del expediente de queja, solicitamos de la Delegación Territorial de Jaén la emisión de un nuevo informe en el que se indicase si a juicio de esa Administración era viable una interpretación de la normativa que permitiera atender la petición de la familia biológica para una mediación con la familia adoptiva y la menor adoptada, de cara a facilitar un posible contacto, todo ello, como decimos, sin revelar las referencias de la de adopción de la menor y la identidad y datos de contacto de la familia adoptiva.

También nos interesamos por la respuesta que la reclamante recibió de la Delegación Territorial de Jaén (Servicio de Protección de Menores) señalando que en dicha Delegación no existía expediente alguno relativo a su hija biológica.

Desde dicha Delegación Territorial nos fue remitido un informe que reiteraba los argumentos expuestos en su respuesta anterior, recalcando que la legislación contempla el derecho a la búsqueda y conocimiento de los orígenes como un derecho del menor, y no como un derecho la familia biológica, resultando por tanto inviable la petición efectuada por la interesada.

De este nuevo informe dimos traslado a la interesada para que alegara lo que estimara conveniente, respondiéndonos lo siguiente:

(...) He quedado sorprendida y angustiada, cuando desde las delegaciones de Granada primero y Jaén después, se me comunicaba que no existe expediente de mi hija biológica. En todo caso debe existir un expediente en protección de menores de Jaén con respecto a mí y debería existir vinculación con el hecho de mi embarazo y parto de mi hija biológica, ya que esto ocurrió cuando era menor de edad y estaba en la residencia de menores de Linares y el parto se produjo en el hospital Virgen de las Nieves de Granada.

Dada mi situación de menor de edad, yo no pude decidir la adopción, tampoco sabía lo que significaba (...) comprendo la complejidad del caso, pero me gustaría que se comprendiera mi situación y que mis otros 3 hijos y ella pudiesen tener la posibilidad de conocerse y apoyarse como hermanos, si así ellos libremente lo deciden (...)”

CONSIDERACIONES

Primera.- Sobre el derecho de la persona adoptada a conocer sus orígenes biológicos.

La Ley de Adopción internacional, garantiza el derecho de las personas adoptadas a conocer sus orígenes biológicos, añadiendo un nuevo apartado, que venía a reiterar el reconocimiento a las personas adoptadas a conocer los datos sobre sus orígenes biológicos. Se recalca en dicho artículo la obligación de las Entidades Públicas españolas de protección de menores, previa notificación a las personas afectadas, de disponer de servicios especializados que presten asesoramiento y ayuda para hacer efectivo este derecho.

Así pues, conforme a la actual legislación no queda duda en cuanto al derecho de la persona adoptada a recibir de la Administración Pública (Ente Público de Protección de Menores) la ayuda y asesoramiento necesario para conocer sus orígenes biológicos, tratándose, efectivamente, de un derecho de la persona adoptada y no de su familia biológica.

Esta formulación legal entronca con nuevas concepciones doctrinales del instituto jurídico de la adopción, que lejos de formulaciones anteriores que limitan e incluso vetan, por considerarlo perjudicial, todo nuevo vínculo o contacto con la familia biológica, se muestran favorables a ciertas formas de contacto entre familia adoptante y biológica, situando el centro del debate en la necesidad de la persona adoptada de que se respeten sus raíces e identidad.

Además de esta forma de adopción “abierta” el Anteproyecto de Ley incide en el derecho de las personas adoptadas a “acceder a sus raíces”, poniendo el acento en la importancia de facilitar los cauces más adecuados para que dicho derecho se desarrolle, dadas las implicaciones personales y familiares que tiene tal ejercicio, de ahí la importancia que el texto legal otorga a los procesos de mediación.

Por encima de todo se ha de tener presente que el encuentro y el contacto entre familias no puede ser impuesto. Ha de ser querido y consentido por ambas partes. La familia biológica que no desea relación con el hijo o hija que fue adoptado no puede ser obligada a ello, como tampoco se puede obligar a la persona adoptada a que emprenda un camino de búsqueda de sus orígenes o a que mantenga contactos con su anterior familia. Se trata de decisiones personalísimas, libres y voluntarias, de un alto componente emocional.

Por ello surge la necesidad de intervención del Ente Público de Protección para que como mediador imparcial, garantizando los derechos de las partes, pueda favorecer y facilitar tales encuentros. Como en todo proceso de mediación las partes han de comprometerse a respetar ciertas reglas o requisitos mínimos que garanticen el proceso de mediación, asumiendo las consecuencias previstas en caso de incumplimiento. De este modo, según su deseo, las partes podrán simplemente conocerse, darse explicaciones, volver a mantener contactos o, incluso, establecer relaciones familiares estables u otros acuerdos, pero siempre en un clima de respeto mutuo y respetando los límites establecidos en la legislación.

Segunda.- Sobre el servicio de postadopción de la Junta de Andalucía.

Desde el año 2002, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía dispone de un servicio especializado en adopción nacional e internacional. Dicho servicio está financiado en su totalidad por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, siendo gratuito para todas aquellas familias adoptivas o personas adoptadas de nuestra Comunidad Autónoma. Actualmente, este servicio es prestado por la empresa Eulen Servicios Sociosanitarios, mediante un contrato de gestión de Servicio Público.

Una de las misiones del servicio de postadopción es servir de mediación y apoyo técnico a las familias y personas adoptadas que deseen buscar sus orígenes, conocer su historia personal y/o iniciar contactos con su familia biológica. Las bondades de este servicio son evidentes, sirviendo de cauce idóneo para que las personas adoptadas puedan ejercer su derecho a conocer sus orígenes, ejerciendo labores de mediación para el contacto con la familia biológica o simplemente facilitando datos del expediente de adopción que permitieran conocer sus antecedentes familiares y los motivos de la Administración para promover el expediente de adopción.

Pero creemos que esta trascendente labor, inspirada en el derecho de las personas adoptadas para conocer sus orígenes biológicos, quedaría algo limitada si solo se activase a instancias de la persona adoptada, sin permitir que la familia biológica pudiera hacer llegar su ofrecimiento. En esta Defensoría creemos que con ese modo de proceder se limita la facultad de decisión de la persona adoptada que nada puede resolver sobre el ofrecimiento de su familia biológica en el supuesto de que este ofrecimiento no se le haga llegar y que, una vez conocido, pueda decidir en consecuencia.

Se trata, como hemos señalado, de una decisión personalísima de la persona adoptada, que en la actualidad ve limitada esta posibilidad por una interpretación rigurosa del texto actual de la normativa, que además no va en consonancia con los principios que inspiran el instituto jurídico de la adopción y tampoco, tal como antes expusimos, con el actual proyecto de modificación de la Legislación, en el sentido de permitir contactos entre familia biológica y menor adoptado.

Y en este contexto nos vemos en la tesitura de reclamar que el servicio de postadopción que viene prestando la Junta de Andalucía pueda extender su labor mediadora de forma que ésta no solo se inicie a instancias de la persona adoptada o su familia, sino también de la familia biológica, todo ello con la debida prudencia y preservando datos personales para no revelar la nueva identidad y demás datos de contacto, pero al menos haciendo llegar el ofrecimiento a la otra familia para que, si así lo estima conveniente, en ejercicio de su derecho pudiera participar en el proceso de revelación de los orígenes biológicos, facilitando los contactos familiares.

Así pues, al amparo de lo establecido en el artículo 29.1 de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, formulamos la siguiente  

RESOLUCIÓN

SUGERENCIA :"Que se elabore una reglamentación reguladora del derecho de las personas adoptadas a conocer sus orígenes biológicos.

Que en dicha regulación se contemple la posibilidad de promover el acercamiento entre ambas familias, adoptiva y biológica, a instancias no solo de la persona adoptada sino también de familia biológica, haciendo llegar en este último caso a la persona adoptada el ofrecimiento hecho por sus familiares con suficientes garantías de que queden preservados sus datos personales y de contacto".

También en relación con el caso concreto planteado en la queja formulamos la siguiente

RECOMENDACIÓN:“Que con todas las cautelas que requiere el caso, y preservando los datos personales y de contacto de la persona adoptada, se le haga llegar a ésta el ofrecimiento realizado por su familia biológica para, si así lo desea, pueda conocer sus orígenes biológicos y mantener contactos con dichos familiares”.

Ver Asunto solucionado o en vías de solución

Jesús Maeztu Gregorio de Tejada Defensor del Pueblo Andaluz

Te preocupa algo o tienes alguna duda?
0 Comentarios
Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

  • Defensor del Pueblo Andaluz
  • Otras defensorías